Qué es la gestión de stock

La gestión de inventarios forma parte del control del flujo de materiales dentro de un proceso logístico/productivo y su objetivo es reducir al mínimo el costo de mantener productos en existencias, asegurando al mismo tiempo una correcta alimentación de los flujos de producción y ventas.

Por existencias se entiende una cierta cantidad de un artículo acumulado que se pondrá a disposición de un usuario para su consumo según sus necesidades. Se trata de un repositorio de compensación que permite crear un vínculo flexible entre etapas adyacentes del proceso de producción, pero cuya frecuencia de funcionamiento es diferente. Por ejemplo, el suministro de materias primas es periódico, mientras que el uso en la producción es continuo.

Garantizan la disponibilidad de materiales para reducir el tiempo del ciclo de pedido y entrega, la continuidad del funcionamiento del proceso de bajada y de montaje y la reducción del riesgo de rotura de existencias (stock out). A este respecto, hablamos de cobertura de stock si los artículos están disponibles inmediatamente para su entrega al cliente.

Además de las funciones mencionadas, las existencias pueden tener también fines especulativos, como aprovechar las oportunidades de inversión y controlar el precio de los productos.

Dentro de un sistema de distribución, se pueden identificar dos macro tipos de existencias:

  • Existencias en tránsito (o en viaje): existencias presentes en los medios de transporte;
  • Existencias en los almacenes: aquellas que permanecen guardadas disponibles.
  • Existencias cíclicas: existencias vinculadas a un ritmo operativo diferente entre dos fases inmediatamente sucesivas de la cadena logística. Permiten desacoplar los procesos.
  • Existencias de seguridad: las existencias necesarias para cubrir la variabilidad de la demanda y/o el plazo de entrega de la oferta;

Desde el punto de vista de las políticas de gestión de las existencias, un sistema logístico/productivo debe dividirse en dos fases: una fase ascendente caracterizada por una necesidad material dependiente (la cantidad solicitada está correlacionada con el consumo posterior del proceso logístico/productivo considerado) y una fase descendente caracterizada por una necesidad independiente (la cantidad solicitada no está correlacionada con el consumo de otros, sino que depende únicamente del mercado). Por lo tanto, una decisión clave será determinar en qué momento se colocará la “bisagra” de desacoplamiento entre estos dos momentos, el primero de los cuales será organizado por la dirección en base a las previsiones y el segundo por la dirección en base al orden.

Los modelos básicos de gestión de stocks son

  • Revisión Continua con Lote Fijo.

Los pedidos se organizan desde un principio “Punto de pedido”, decidiendo la cantidad de mercancía que se solicitará en un periodo de tiempo fijo, a esto se le llama “Lote Económico”.

  • Revisión Periódica con Nivel Máximo.

La cantidad de stock a ordenar es determinada bajo un nivel máximo, (Tipo OUL o order upto level) además es calculado el tiempo en el que ese pedido va a ser pagado.