Dropshipping

En los últimos años, Dropshipping ha aparecido como una de los negocios más rentables. Se define como un método de venta en la gestión de la cadena de suministro en el que el minorista o cualquier otra persona no mantiene productos o productos en su almacén como existencias. De hecho, el dropshipper guarda una muestra de productos o una lista de catálogos de productos en los que está tratando. Cuando el cliente ordena productos a dropshippers, envía el pedido del cliente al mayorista, distribuidor o fabricante, que entrega el producto al cliente directamente desde su inventario. Algún tiempo antes, Dropshippers eran principalmente minoristas, pero hoy en día muchas otras personas también han comenzado prácticamente el negocio de dropshipping.

Dropshipping es un negocio muy simple, ya que cualquiera puede hacerlo siempre que tenga un buen conocimiento de la gestión de la cadena de suministro y un conocimiento general de las tendencias del mercado. Dropshipping es un negocio basado en el hogar y puede ser operado desde cualquier parte del mundo; el dropshipper solo necesita un sistema (computadora o computadora portátil), internet y un sitio web para comenzar su negocio sin problemas. Dropshipping ahora se considera como un negocio con más beneficios acumulados en el hogar que puede obtener grandes ganancias fácilmente sin ninguna inversión.

Hay tres tipos de dropshipping que son ampliamente conocidos. “Envío a ciegas”, en este tipo de envío directo no se envía ninguna dirección postal de devolución al cliente, por lo que el cliente no puede contactar al mayorista. El segundo tipo es “Envío de etiqueta privada”, en el cual el producto se entrega a través del mayorista pero también se envía la dirección de devolución de dropshipper. El último tipo es “Albarán personalizado” en el que el nombre de dropshipper, el logotipo de la empresa y la información de contacto se envían como dirección de devolución.

El mayor beneficio del dropshipping es la reducción de inventario. El capital de dropshipper es un tesoro y, en caso de que dropshipper tenga que empacar el negocio, entonces estará seguro ya que no tiene nada que perder. Este negocio no tiene costos de instalación; significa que el dropshipper no tiene que pagar nada de su bolsillo para comenzar este negocio. Los Dropshippers nunca corren el riesgo de enfrentar productos con fecha de vencimiento, pérdida de inventario o riesgo de productos dañados o rotos, ya que no tiene nada que almacenar en su propio almacén, por lo que no hay necesidad de gastar costos en prevenirlos.

Tampoco hay posibilidades de fraudes o pagos retrasados ​​ya que los dropshippers tienen contactos directos con los mayoristas. Lo único que debe tener en cuenta al hacer negocios de dropshipping es mantenerse actualizado con su proveedor mayorista y su inventario.